El club de la mandarina

>

En la huerta del tío Vicente estaba Clementina y hacía tanto sol que se refugió debajo de un limonero. Y ahí apareció Citronio. Se sorprendió. Tenía la cabeza apepinada. Ella no lo sabía, pero no todos los cítricos eran esféricos. Esperó. Citronio habló. Algo dijo, pero Clementina no lo escuchó. Le gustó. Los dos eran igual de ácidos.
(De nuestra colaboradora Pailit)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: