Tienes que volar alto, cariño

Tienes que volar alto cariño…si quieres congeniar conmigo. Lo canta Van Morrison. Me gusta la idea, las paras y sobre todo Van. Van Morrison.

Es tan triste este Morrison que una al escucharle, pero sobre todo al verle cantar, siente que este tipo es inalterable. Irreductible que diría un colega atleta que corre, corre y corre…y sigue sonriendo.

Salta a la vista por su tripita cervecera tan inglesa que Morrison no tiene nada de atleta. Pero quiere volar. Y que tú también lo hagas.

Es más, quiere que le sobrevueles.

Saint Emilion, Francia.

Anuncios

  1. raquelito

    Esa foto… La miro y pienso que si pudieras meterte en ella las nubes tirarían de ti hacia arriba con tanta fuerza que no sería un vuelo, sino una absorción. Una absorción delicada y dulce, de caricia intensa de la cabeza a los pies. Ya siento la electricidad en la punta de los dedos. Esa foto. Es esa foto…

    • no estaba yo muy convencida, pero me he arriesgado. Gracias por tus palabras. A veces ves cosas que no sabes si realmente las ves o te las imaginas. Esa foto….es esa foto!!!!!!

      • Mariajo

        Curiosa foto. Yo miraba hacia abajo porque parecía que faltaba más imagen de gente. Ver sólo sus cabezas y sobre ellas un cielo gris plomizo me daba cierto desasosiego. Un cielo azul invita más a volar. Quizás haya que arriesgarse y el verdadero mérito sea elevarse hacia un cielo menos claro, con más nubarrones. Quién sabe que hay más arriba? Seguro que yo no lo adivinaría jamás. De ahí ese desasosiego.

  2. Juan

    Si, soy yo. El corredor irreductible de éste cuento. Y ayer, casualmente, hablaba sobre el efecto que producía una canción en mi alma. La de separarla de mi cuerpo hacia arriba, como si fuera una tubería hueca de la que se escapa un fluido más denso y con más materia que mi osamenta. Esta foto transmite ( me transmite) que lo grueso de nuestra vida está lejos de nosotros. Allá arriba. Donde nada pesa y nada estorba. Porque allí, cuando más cierro los ojos. es más clara y concisa mi mirada. Donde motas de polvo se revuelven cuando resoplo convirtiéndose en estrellas. Donde la naturaleza descarnada nos acuna a nuestros miedos. Porque lo tengo. Lo admito. Y mis lágrimas se van con mi alma allá arriba, junto a amenazantes nubes que, por irreductible, se convierten en queridas consejeras.

    Kilómetros que me duermen y sumergen en mis nubes con mi alma.
    Gracias Eva.

  3. Estoy de acuerdo con Morrison y con Wheel: la aventura es peligrosa, pero la rutina es mortal. Así, que todos a volar

  4. “Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo, un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias, pero eso sí, y en esto soy irreductible, no les permito, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar, pierden el tiempo conmigo”. El lado oscuro del corazón

  5. chljuderiasChema

    Estoy con Maryjo, Morrison y Wheel: la aventura es peligrosa, pero la rutina es mortal. Así, que todos a volar

  6. Me encanta tu blog, Eva. Pero no puedo evitar hacer una matización (me has tocado la fibra). No es barriguita cervecera inglesa la del bueno de Van Morrison. Es una auténtica barriga cervecera irlandesa. Con pedigrí de Belfast, jajajajaja.
    Espléndido post, por cierto.
    Un beso, guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: