Emociones frías

Corazón de piedra, Chambery, Francia

Corazón de piedra, Chambery, Francia

Aristóteles pensaba que el cerebro era un refrigerador. Y que su función consistía en enfriar la sangre que el corazón calentaba excesivamente. Hoy en día, todavía se califica de “frío” a aquel que utiliza mucho su cerebro. Aquel que sabe dominar sus emociones e impone la razón al corazón.

Hoy sabemos que nuestras mentes deciden por su cuenta muchas cosas. Y que sólo nos revelan algunas. Lo dicen los científicos. Los mismos que aseguran que lo que cada cual queremos no es algo que decidamos, es algo que nos pasa.

Hace apenas un mes, Rita Levi moría en su casa de Roma a los 103 años de edad, como tan deliciosamente nos contó Una cabeza sembrada. Destacada neurobióloga (entre otras cosa fue Premio Nobel en 1986 por sus investigaciones sobre los tumores) esta mujer menuda, joven centenaria y revolucionaria en el sentido más humanista que existe nos recordó que no hay nada más complejo que el corazón. “Todos dicen que el cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano y, como médico, podría estar de acuerdo. Pero como mujer os aseguro que no”. 

Un corazón que le llevó a crear en 1994 una fundación dedicada a prestar ayuda a mujeres jóvenes, especialmente africanas. Y un cerebro que le llevó a pensar que “la parte más importante de nuestro cerebro, la que es neocortical, tiene que utilizarse para auyudar al resto y no sólo para hacer descubrimientos”. Cerebro + altruismo.

Rita descubrió que el hombre nace gregario, al estar dirigido por la parte del cerebro dominada por el lóbulo límbico que se caracteriza por la emoción. Y si nuestras acciones proceden de la parte emocional de nuestro cerebro, éstas pueden tener consecuencias perjudiciales. Su conclusión es que debemos esforzarnos por el control y el uso del neocortex, en vez del sistema límbico, con el fin de controlar nuestras acciones y comportamientos.

A sus años era capaz de hablar de internet cuántico, dejando a su entrevistador de la RAI con la boca abierta. O de responder al periodista Enric González -durante varios años fue corresponsal en Roma– la siguiente cuestión con argumentos científicos: ¿Por qué somos más inteligentes que hace 50.000 años, pero no somos más buenos?



5f545f86-8936-3e86-a146-ac060602fa78

Anuncios

  1. Cristina Beltrán Mayora

    Esta mujer fue genial, tendríamos que dar a conocer más su nombre….

  2. MARIA

    Me ha gustado mucho.
    Leo muchos. La verdad que tienes una pluma como pocas!!
    Bss

  3. Nietzsche, en sus teorías del superhombre, quería que se usase el cerebro para apagar las emociones y los sentimientos nacidos en el corazón. Eso no es evolucionar, eso es robotizarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: