Políticos baratos en días de fumata blanca

brasas

Hace unos días la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, decía en una emisora de radio: “el kilo de político está muy barato“. Parecía compungida. Pobreta. Me recordó a la “cesta de la compra” cuando cada mes sale el IPC (con las subidas y bajadas de los 489 productos que la componen) y el pobre pollo aparece casi siempre de lo más tirado.

Botella no es un buen apellido para un político. Sin duda. Mujer de uno de los ex presidentes del Ejecutivo español (¡qué callado está Aznar últimamente!), la actual alcaldesa de Madrid en realidad quería expresar que “los políticos” están atravesando un mal momento. Así, en general. Pobretes. Y eso que jueces y periodistas -además de cobrar menos que los políticos, así en general- son los profesionales más desprestigiados. Más, incluso, que los políticos. Suena un poco raro que los que investigan y publican la corrupción política estén peor vistos que los propios políticos corruptos. Raro o patológico.

El que no se sentía un político barato es el ex presidente del Gobierno navarro Miguel Sanz. ¡Cuántos ex! El diario El Mundo publicaba el miércoles pasado las dietas que cobró por presidir la Junta de Entidades Fundadoras de la Caja de Ahorros de Navarra: 5.360 euros en dos horas. Para contextualizar, el precio del pollo/kilo está por debajo de los tres euros. Vean. Tanto Sanz como la entonces alcaldesa de Pamplona y actual presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, han anunciado que van a devolver el dinero. Quizá sean los primeros que lo hagan. Y tenemos experiencia en ello: desde Mario Conde a Urdangarín pasando por Roldán ¡nadie en este país ha devuelto un duro!

Y en estas estamos, en días de deliberaciones y fumata blanca. Más de 5.000 periodistas están acreditados en el Vaticano para dar la buena nueva; el nombre del nuevo Papa. Sólo hizo falta que una periodista – Giovanna Chirri- diera la noticia de la renuncia de Benedicto XVI y hacen falta miles para expandir en 24 idiomas quién será su sustituto. El mundo es otro ¿y la Iglesia? En Italia dicen que hoy es día de oración aunque esta misma tarde empieza el cónclave. Un día, hoy, en el que leo a Juan Arias que los papas se aburren en el Vaticano y descubro que Juan XXIII no soportaba las tardes y que Pablo VI hasta se deprimía si no tenía viaje a la vista. Un día, hoy, en el que escucho que es poco probable que el nuevo papa sea latinoamericano (vean los sorprendentes datos de representación, elaborados por la información.com) a tenor del estilo populista de la ceremonia fúnebre del ex presiente de Venezuela Hugo Chávez, muy alejado de la estética y liturgias vaticanas.

Un Chávez que, por cierto, no quería morir. Y de querer y no querer, confieso que no quiero que Bonnie Tyler represente a Reino Unido en Eurovisión.

Menos mal que ya ha llegado. ¿No lo sabían? La primavera ya está aquí.

Anuncios

  1. Cristina Beltrán Mayoral

    bonito panorama!!!! y yo exponiendo en la pequeña europa, ya te pasarás y me dices cuando vas, nos tomaremos algo, además este finde tenemos rastrillo en TIERRA LINDA, tienda cooperativa de iniciativa social , con pinchadiscos famosos y buenísimos, vermut solidario y todo de 1 a 3€, C/Octavio García Burriel 2. Las fuentes.

  2. Gracias por la invitación Cristina. Ahí nos vemos. Sin falta!. Un abrazo.

  3. Cícero

    Escribir siempre entraña peligro, por eso las órdenes más delicadas nunca se dan por escrito, y adelantarse a los acontecimientos te expone a más cornadas que un novillero ante un miura: el papa ha sido hispanoamericano y la primavera, que sí está oficialmente ahí, a la vuelta, se nos anuncia con frío glaciar. Estos riesgos son inherentes a la condición periodística, pero no tienen nada que ver con la devaluación de esta profesión ante la opinión pública. Es un problema de contagio; el ciudadano los percibe tan cercanos a los políticos que recela de su higiene profesional; los que duermen en la misma cama suelen pasar juntos la gripe. El kilo de político ha bajado efectivamente, aunque sólo en la estima del contribuyente, porque ninguno -ni los de tercera fila- sale por menos de cuatro mil euros al mes, pero el periodista pierde prestigio y además dinero: paro y recortes salariales. Se impone un celibato riguroso; divorciarse de los cargos públicos a cara de perro; romper amistades y componendas o la “carne de plumífero” quedará para alimentar auras (buitres).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: