El bufón de Leo Bassi

Leo Bassi, en el escenario del Teatro Arbolé. Zaragoza

Leo Bassi, en el escenario del Teatro Arbolé. Zaragoza

Leo Bassi, inquieto de pies  y manos

Leo Bassi, inquieto de pies y manos

Leo Bassi al detalle

Leo Bassi al detalle

No para de hablar. No para de moverse. Es difícil congelar su gesto. Y fácil escuchar su conversación. Leo Bassi se define como un bufón mientras unos aplauden su discurso crítico y otros repudian su espíritu. Como decía un “instagramer” tras ver su último espectáculo hace una semana: “lástima que muchos se queden con la forma y no lleguen a apreciar el fondo”. 

Leo Bassi nació en Nueva York, se crió en Inglaterra, vivió 15 años en Italia, y también en Canadá, Australia y España. No sabe en qué idioma sueña y tampoco está muy seguro qué nacionalidades tiene: “creo que tengo también pasaporte británico, supongo“. Está de gira con su espectáculo The best of Leo Bassiuna recopilación de los monólogos y textos que más le gustan: “No solo es un placer reinterpretar, he hallado significados más profundos en lo que decía”, asegura.

La semana pasada presentó su espectáculo a los pies del Puente de Tercer Milenio de Zaragoza, en el Teatro Arbolé, un maravilloso escenario y un maravilloso teatro. Leo Bassi tenía solo 6 años cuando se rebeló por primera vez contra el orden establecido. Este año cumple 60 y sigue haciéndolo. Reivindica la figura del bufón en la historia de la humanidad. “La palabra bufón -jocker- me ha intrigado siempre” apostilla Bassi mientras brinda un repaso histórico. “Los pueblos indios o los asiáticos tenían ya hay una vieja tradición: personas que se habían dado a sí mismo el derecho a criticar y a reírse de todo” “En Europa, en los siglos XII y XIII, los reyes buscaban el bufón más crítico y más grosero o cañero contra el reinado para demostrar que tenían poder. Pero esto duró poco. Después, los reyes mandaron cortar las cabezas de los bufones o quemarlos en la hoguera“.

Opina que incluso Jordi Évole es un bufón y cuenta, con el extraño sabor que deja la seriedad de lo absurdo, su último proyecto: la creación de una iglesia patólica en Madrid  (Lavapiés) donde el pato es el dios. (ver video). Y concluye: la venganza de un bufón puede ser terrible.

Entrevista completa en la web Dante Alighieri Zaragoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: