En voz baja

Este es el último post del año pasado y el primero del año nuevo.

Lo escribo a caballo entre 2013 y 2014 después de un largo letargo. Hay ocasiones en las que no tienes mucho que decir o en las que, sencillamente, optas por bajar la voz hasta topar con el silencio.

Me gusta salir en bicicleta y encontrarlo. Al silencio.

Me choco con él y le saludo en voz baja aunque nunca contesta. Quisiera quedarme ahí con él. O llevármelo a cuestas, que igual es más práctico. Creo que bien pudiera meterlo en la mochila o incluso, si me empeño, en el bolsillo. En el bolsillo izquierdo mejor, más calentito. Así no se me enfría.

Silencio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

  1. Qué bonito, tu post, el silencio. Besos

  2. Una preciosidad, pero yo abogo porque este año salgamos a gritar unas cuantas veces, dejemos de estar dentro de nosotros mismos y, eso sí, cuando vuelva a ser necesario nos toquemos el bolsillo izquierdo y busquemos el silencio. Besicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: