manifestación #22M

Siempre hay un momento en toda mani en la que te preguntas ¿qué hago yo aquí exactamente? Suele pasar cuando estás en posición rara para pillar una instantánea y el ojo derecho ve a la marabunta correr en dirección hacia donde estás. La manifestación del sábado 22 de marzo en Madrid fue algo extraña. Muy tranquila en todo su desarrollo y muy violenta al final. Desde el Reina Sofía hasta Colón, vuelta hasta Cibeles y subiendo por Gran Vía y Alcalá.

A eso de las 20 horas parecía todo tranquilo. A las 20,30 cambié de opinión. Los diferentes sindicatos y convocantes de la denominada “marcha por la dignidad” hacían sus corrillos y cantaban a coro, sonaba la internacional de fondo, Madrid parecía tomada por la tercera república a tenor de las numerosas banderas, la noche iba cayendo y las luces cada vez eran más intensas y …. zas un petardo, un pelotazo y un grupo numeroso empezó a correr. No le das importancia. La gente se asusta enseguida. Los que corren son de lo más normal; jóvenes, maduritas, maduritos … de todas las edades. Así que sigues avanzando y enfocando como si no fuera contigo.

Con inusitada claridad vi a un grupo de jóvenes con medio rostro tapado rompiendo los bordillos de las jardineras del Paseo de Recoletos. Los envolvieron en pañuelos y telas. Estaba claro que su destino era lanzarlos contra las fuerzas de seguridad del Estado. Cualquier asistente a la marcha se pudo dar cuenta -no era preciso pertenecer al Centro Nacional de Inteligencia CNI- de la existencia de diversos grupos de jóvenes organizados. Desde Cibeles ya se les identificaba. Pasaron a la calzada y rompieron también las protecciones de plástico. Dos manifestantes que bien podrían ser sus padres les increparon: “dejad de destrozar eso”, “¿qué necesidad hay que romper nada?” “dejadlo”… Recibieron aplausos de los manifestantes.

Otra oleada de marabunta corriendo … Pelotazos contundentes y en apenas dos segundos nos vimos rodeados de furgones por los cuatro costados en una especie de fuego cruzado. Aplausos a los bonitos fuegos artificiales que sonaron a poesía pura entre tanda y tanda de pelotazos policiales. Los nervios ya se empiezan a oler. Muy de fondo se oían las notas del Canto a la Libertad de Labordeta. Las reconocería hasta interpretadas con una flauta travesera, aunque se entremezclaban con disparos, petardos y la megafonía. Un camión de bomberos enfiló Recoletos hacia Colon para apagar un fuego en la calzada. Los manifestantes aplaudieron a rabiar. Los bomberos de Madrid portaron por la tarde una pancarta en la manifestación en la que se leía “rescatamos personas no bancos”.

Otro ataque de correr … Ya es complicado twittear andando y mirando pero corriendo es toda una misión arriesgada. La marabunta se dió la vuelta y fue hacia los Policías. Fue el momento en que un grupo de manifestantes les hicieron frente. Estaban disparando contra todos los manifestantes y alguno debió gritar ¡basta ya!.

Habíamos retrocedido tanto que ya casi habíamos regresado a Cibeles y, ¡ay!, la cosa se empezó a poner fea. Fea para el manifestante de a pie y para plumillas que quieren ver las cosas de cerca. Llegaban ya noticias de detenidos, golpes, piedras y heridos. En Cibeles me topé con un herido retorcido en el suelo de dolor. Lo intentaron esconder hasta que una ambulancia del Samur se lo llevó en volandas ante el nerviosismo creciente de las fuerzas de seguridad del estado.

Cambié la calzada por la acera al ver que la violencia ya se había disparado. La marabunta empujaba corriendo por detrás y por la izquierda una columna de policías nacionales en fila comenzó a disparar. No moló nada. No sabes si quedarte quieta o tumbarte en el suelo y levantar las manos. La marabunta decide por ti, te pasa por encima, te comes el adoquín, suspiras para que el iPad siga vivo y agradeces que un rubio melenudo te arrastre de los pelos y te obligue a  salir de ahí. Los portales son maravillosos para protegerte de la lluvia y también de la violencia callejera.

Llega la calma y vuelvo a hacer fotos: el Ipad sobrevive. A mi derecha, tres hombres también miran y hacen fotos con el móvil. Uno de ellos se acerca a la cabina telefónica, descuelga, golpea fuertemente el auricular con el cuerpo central de la cabina y deja apoyada uno de tantos carteles de esta manifestación: “NO”. Se gira a su acompañante y le pregunta: ¿lo has grabado”? No eran españoles. Existen varias interpretaciones. Nada de ingenuidad, por favor.

Las manifestaciones no resuelven nada (ni la corrupción, ni la falta de empleo, ni la tomadura de pelo institucional, ni la impunidad de muchos banqueros, ni las desigualdades fiscales o la ausencia de políticas reales de apoyo al emprendedor) pero qué haríamos el pueblo sin ellas.

Estemos de acuerdo o no con los mensajes, hubo quien se manifestó tranquilamente -la mayoría- en protesta por la política actual del Gobierno, por los recortes, por recuperar derechos sociales y laborales que están desapareciendo, por exigir más ética, más trabajo y más transparencia… Hubo quien fue a tirar piedras y a romper la protesta...”¡No es a la Policía, idiotas, es a los gobernantes a quienes hay que plantar cara!”.

Hoy mismo (lunes 24 de marzo), la Policía -el sábado resultaron heridos alrededor de 60 efectivos- ha anunciado que la violencia se originó por un grupo extremo gallego. Y cientos de personas siguen intentando acampar en Sol tras la puesta en libertad de una veintena de manifestantes que fueron detenidos.

Ironías del destino y de la historia. Casi al mismo tiempo que asistimos a esta protesta y convivimos con la violencia, los ciudadanos despedimos conmovidos al ex presidente Adolfo Suárez. Murió ayer domingo.

Una etapa política se va y otra se abre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: