El arte dentro de un árbol

¿Quién no ha intentado alguna vez meterse dentro de un árbol? Suele ser en la infancia, en un bosque y ante un tronco sin copa. Lo intentamos porque mola, aunque luego las telearañas, humedades y pequeños animalillos curvilíneos de dudosa procedencia nos repriman.

Desde que se inaugurara hace apenas un el nuevo CaixaForum de este país -de nueva planta, compuesto por dos grandes bloques geométricos voladizos y tras 12 años de obras- miles de zaragozanos (maños y no maños, que no es lo mismo) han entrado en un árbol sin saberlo. Así concibió la arquitecta Carme Pinós este nuevo edificio que se levanta poderoso donde antaño paraban los trenes en el centro de la ciudad.

Caixa Forum Zaragoza, de modo similar al resto de centros distribuidos por la geografía española, ha sido diseñado y construido para albergar exposiciones de arte, actividades de música, teatro y poesía, espacios multimedia, jornadas de actualidad, eventos sociales, talleres para niños, actividades dirigidas a personas mayores, etcétera, de la mano de la Obra Social La Caixa, la tercera fundación del mundo en volumen económico. 

Estos días aún se pueden ver las dos exposiciones inaugurales. Planos sensiblesuna selección de 28 obras de artistas españoles de la segunda mitad del siglo XX como Miró, Tàpies, Barceló, Saura, Chillida, Oteiza o Broto (hasta el 9 de septiembre) y Narrativas en la imagen: reúne obras en soporte digital como vídeo, fotografías y performances con las que se exploran nuevas vías de comunicación visual (hasta el 10 de agosto).

Hay que tener cierta imaginación para entrar en este imponente edificio contrachapado de aluminio azulado “al aire” y sentirte dentro dentro de un árbol, pero de la misma forma que su autora así lo proyectó los visitantes tendemos en la primera visita a mirar hacia fuera, es decir, las vistas de la ciudad.

Uno de los espacios habilitados para actividades se denomina Caixaforum kids -espacio familiar y educativo- abierto el fin de semana y enfocado a familias: niños, padres y abuelos. Salas polivalentes y el Audiotorio conforman el resto de la disposición, amén del área de catering, el ascensor de los pintores (así lo he bautizado tras probarlo y ver que se ha diseñado para desplazar a las obras de grandes dimensiones), escaleras mecánicas, tienda-librería. En la zona superior, la cafetería-restaurante con acceso a un mirador salteado con olivos de la tierra y desde donde se divisa la ciudad.

La misma ciudad que de noche divisa un CaixaForum Zaragoza azulado, debido a los múltiples puntos de luz “led” azul instalados en la cubierta de un edificio enclavado en la antigua estación de tren del Portillo y que todavía es hoy testigo del devenir de AVEs y trenes.

Todos los días de lo que queda de este 2014 “van a pasar cosas en nuestro auditorio”. Palabra de Caixa Forum Zaragoza.

Otro día de lo que queda de este 2014 miraremos por dentro, como corresponde a este blog Mirando por la mirilla, y entonces hablaremos de arte. Sin dejar de mirar las vistas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: